IMAGEN LATENTE X LOWKID

El pasado 4 de junio (2022) el taller Imagen Latente fue desarrollado  en la #Casa747, bajo la dirección del fotógrafo David Pérez conocido como  @LowKid. Este taller propuso acceder al proceso fotográfico de Cianotipia, una técnica que hace uso del principio de fotosensibilidad con el fin de reproducir imágenes sobre diversos formatos tangibles, mediante fotografías transparentes (impresiones en negativo sobre acetato). Estas imágenes fueron enviadas previamente al tallerista. Para la realización de este proceso, se dispuso el cuarto oscuro, un espacio nuevo y disponible en la #Casa747, para realizar diversos ejercicios alternativos relacionados con la imagen. Durante el proceso de cianotipia, los participantes hablaron y conocieron de manera práctica acerca del proceso y las posibilidades de la misma. Un caso eventual para conocer más de este proceso fue los diversos cambios de intensidad de la  luz natural, ya que por estos meses el invierno y los días nublados han hecho un clima irregular en la ciudad y la luz del sol estuvo escasa, sin embargo, esto no fue impedimento para que el ejercicio se  diera a cabo y los participantes pudieran obtener sus imágenes, en una copia de cianotipia.

 

Foto: @LowKid

 

747: DAVID PÉREZ ANTES DE SER LOW KID.

 

LowKid: La primera cámara que compré fue a mis 19 años, (hoy tengo 27 años) fue una Zenit 12XP. La vi en internet mientras miraba cosas en OLX, no tenía idea de lo que estaba comprando, ni siquiera sabía que estaba comprando una cámara analógica, solo la compré porque me había mudado en ese entonces y quería decorar el espacio que estaba habitando. La fotografía en ese entonces no estaba en ningún panorama. Fue a la 1 a.m., la hora en que concreté esa compra y quién me la estaba vendiendo estaba dispuesto a entregarla a esa hora de la madrugada y en un lugar lejano de Bogotá. Me puse los audífonos y me fui en bicicleta hasta el sitio de entrega. Mi primera reacción al ver la cámara en mis manos, fue revisar donde estaba la pantalla led, o la batería de litio, es decir, no sabía porque esta cámara no tenía ningún componente digital, pero finalmente por un valor de 60 mil pesos, la compré.

 

En ese entonces estaba viviendo la calle por medio de otras dinámicas como el graffiti, el skate, incluso desde la academia, había visto clases de fotografía pero por circunstancias de la vida, como lo es trabajar y estudiar, vivir lejos en Bogotá y todo lo que esto significa, hacía que el contenido de esta clase, fuera un poco más difícil de interiorizar. En esa clase de fotografía, tuve la suerte de dar con un profesor que le gustaba el street art, el graffiti, y bueno él veía en mí el mismo interés y sabía que lo practicaba ya que me veía llegar a sus clases con la patineta, las manos pintadas y quizá por tener ambos el mismo interés, no perdí ese curso, pero hasta ese momento, mi interés era menor en este ámbito.

 

Foto: @LowKid

 

Luego de comprar la cámara, busqué como era su uso, me interesé más y compré algunos rollos que le servían. Durante seis meses disparé con esa cámara y  no tenía idea del porqué las fotos salían negras o los frames salían quemados. Una gran parte de estas fotos se perdieron, solo una que otra, mostraba lo que registraba, pero no sabía por qué todo estaba pasando. Con el tiempo supe que esta cámara estaba defectuosa, las cortinillas estaban pegadas.

 

747: ¿DE QUÉ HABLAN LAS FOTOS DE LOWKID?

 

LowKid: Más que una estética definida o un género de fotografía, es el hecho de vincular mi vida cotidiana con el hacer fotos. Mi papá es de Manizales y trabaja como artesano, el tiempo que he vivido con él fue en las calles, me hizo vivir y comprender desde pequeño, las dinámicas de su trabajo, como es trabajar en la informalidad y lo que esto significa. Además, el punk, la música que compartía con mi papá, fue incondicional en la forma como vivimos esos tiempos.

 

 Foto: @LowKid

 

Luego, me fui a vivir con mi mamá y años más adelantes me fui a vivir solo. Las experiencias del pasado, me llevaron a vivir de la misma forma, pero en una ciudad más agresiva y por los lados vino el hacer fotos. Durante esos días, la fotografía era mi forma de compartir, retrataba las personas con las que compartía, hacía fotos de los lugares a los que iba y así, poco a poco, empecé a ver que mis fotos tenían un lenguaje callejero, documental y social. 

 

La persona que revelaba los rollos de mi cámara imperfecta, me preguntó porque no salía al menos una foto buena. Luego de una revisión, supo que yo tenía que salir de esa cámara, así que con el tiempo compré otra (una Vivitar v3000) con muy poco uso y un precio muy favorable de 150 mil pesos. Con esta cámara, la fotografía tuvo una mayor prioridad en mi vida,  pude ver con mayor precisión qué tipo de fotos tomaba, cuales eran mis intereses, incluso, el grafiti paso a estar en un segundo plano, ya que de la mano de esta cámara venía también trabajos fotográficos que me ayudaban económicamente, así que haciendo un balance de tiempo y necesidades, me decanté por este oficio. 

 

 

747: AHORA ES MÁS SENCILLO TOMAR UNA FOTO, PERO MÁS COMPLICADO COMPRENDER EL PROCESO QUE HAY DETRÁS ¿CÓMO CONCIBE EL HACER FOTOGRAFÍA ANALÓGICA EN LA ACTUALIDAD?

 

LowKid: Son varias cosas, la fotografía a blanco y negro me ha dado el factor nostalgia con los recuerdos vividos, además siento que esta técnica habla de las cosas que siento y no puedo evitar, del despojo de la calle, la soledad, el evidenciar eso que nadie quiere ver. Bogotá sin duda ha sido un gran escenario que me ha dado mucha inspiración, la forma de vivir este espacio ha nutrido sin duda todo mi archivo fotográfico. También, unos años atrás, creció en mí el interés por conocer a fondo la técnica desde lo teórico, quise comprender qué tipo de fotos realizaba, conceptos como lo documental, el street photo o la  Photo skate, no estaban presentes cuando empecé este camino. También he aprendido que son necesarias las pausas, ya que esto retroalimenta la mirada y me obliga a detenerme y a pensar cómo se relaciona mi vida y estos procesos. 

 

 Foto: @LowKid

 

747: ¿QUIÉN O QUÉ HA SIDO SU REFERENTE VISUAL Y QUE TANTO HAN INFLUENCIADO TU TRABAJO? 

 

LowKid: Hay un personaje al que respeto y admiro que se llama Kadir Molano. Él hace fotografía de grafiti y durante un tiempo fue una persona que me compartió mucha información de este ámbito, en conversaciones y el parche. También fue alguien que me compartió y me mostró su trabajo desde lo casual y lo anecdótico. Después entendí que gracias a este personaje, hubo en mí un impulso de crear bajo mis convicciones. Empecé a crear un lenguaje compartido desde las fotos que yo hacía. Durante un tiempo recopilé muchas fotos de los policías que hacían ronda en los parches o que en algún momento me confrontaban por estar en x lugar. Con las fotos de un amigo empecé a crear narrativas de estos retratos con varias vivencias desde las drogas, el parche y lo irónico de la vida. Esta composición en conjunto, trataba de crear una nueva percepción de mis fotos y las fotos de mi amigo.

 

En este aprendizaje, concebí lo importante que es la privacidad para las personas que he retratado, el respetar su espacio y entender cómo se relacionan estos personajes respecto a su entorno. Así mismo, ellos entienden los procesos desde mi conocimiento, haciéndoles saber que detrás de la foto que los involucra, hay un proceso técnico y conceptual en el revelado y la impresión, esto con el fin de contribuir más a esta narrativa y si se da, poder mostrarles el resultado impreso. Esto es para mí, una forma muy humana de concebir los procesos analógicos de reproducción de imagen, a través de la confianza de los demás y la confianza que tengo consigo mismo.

 

Una anécdota acerca de esta forma de crear, fue cuando me disponía a hacer una foto a una fachada en el barrio Santafé (Bogotá). En ese momento una persona se asomó y al ver que estaba haciendo una foto

 

 Foto: @LowKid

       ¿Qué hace?, me preguntó. 

Por su forma de enfrentarme, supe que le estaba haciendo una foto a la fachada de una olla de vicio. 

       Solo estoy haciendo una foto de la fachada. Le respondí.

Supuso que le estaba haciendo una foto puntualmente a él y su reacción fue acercarse a la ventana y posar con una cerveza en la mano.

       ¿Qué va hacer con esa foto? 

        Yo se la traigo luego. Le respondí

Luego, imprimí esa foto y días después me dirigí a esa misma fachada para devolvérsela, pero ese personaje ya no existía, por lo menos no en ese lugar. 

De este modo he comprendido que la fotografía me ha llevado a concebir unos relatos muy íntimos y crudos desde los escenarios que he tomado desde mi postura visual, sin está técnica es difícil poder concebir este tipo de relatos y espacios de primera mano. 

 

747: ¿PUEDE EL TRABAJO VISUAL DE LOWKID CONCEBIR OTROS FORMATOS TÉCNICOS?

 

LowKid: He tenido la intención de que mis imágenes estén en otros espacios, surge la necesidad de comunicarse también fuera de una pantalla, de las redes sociales, ya que estás formas han hecho que indague por cómo confrontar un diálogo de quienes de algún u otro modo han mostrado intereses de estas formas de hacer imagen.

 

 Foto: @LowKid

 

747: ¿CUÁL ES LA INTENCIÓN Y EL OBJETIVO DE REALIZAR TALLERES DE FOTOGRAFÍA ALTERNATIVA EN ESTOS ESPACIOS? 

 

LowKid: Todo nace desde una premisa base y es querer compartir el conocimiento adquirido durante estos últimos años relacionados con lo analógico. Al mostrar mis procesos por redes y concebir la fotografía desde otros soportes, he creado el interés de varias personas que se me han acercado o me han escrito queriendo saber y conocer acerca de estos procesos de antaño. Alrededor de mis imágenes, está el interés de algunos por la Cianotipia, otros por querer resolver inconvenientes con sus cámaras o fallas en el revelado. De todo esto, trato siempre de responder de una forma más cercana y consciente, con audios y  videos ante esas dudas que en algún momento yo tuve. Ciertamente cuando empecé en este mundo, gracias al estudio autodidacta, el conocimiento compartido de estas técnicas, se tardó en llegar.

 

 Foto: @LowKid

 

Es importante también ser disciplinado en lo que concierne ejecutar este tipo de proyectos, no solo basta con tener el talento o la información de algo puntual, sino el cómo divulgar a quienes tienen un interés puntual, como tocar las puertas y establecer lazos como lo fue con la #casa747, sin importar sus roles e intereses profesionales. De cada taller, es importante para mí ver cómo las personas se sorprenden con este tipo de procesos, conocer de primera mano las opiniones y las dudas esporádicas que surgen y lo que fluye en el compartir frente a frente, ya que de esta manera, como sucedió en este taller, se retribuyen las experiencias en pro de un conocimiento expandido.